Estábamos esperando unos de los momentos más emocionantes de la convención…. el  parachutt dropp” o el lanzamiento de paracaídas de gjoe desde la zona más alta del hotel.

Era la primera actividad del día y habían cientos de emocionados fanáticos, grandes y chicos esperaban con ansias que el equipo del gijoe club finalmente arrojarán esas verdaderas joyitas que todo fanático de gijoe quería tener en su poder.

Los minutos pasaban y nada ocurría… solo se escuchaba un intenso ruido en que se mezclaban los diferentes idiomas que se daban cita en dicho cosmopolita lugar. Ya era la hora del inicio de la actividad y el organizador  de al convención, un tal Brian Savage que se veía como lo que era, el amo y señor de la actividad, el que decía algo y se hacía, irradiaba el power y la pasión que una persona en dicho puesto necesita. Después de unos largos minutos, se dirige a los presentes y dictatorialmente señala que todos los adultos deben salir del sector donde aterrizarían las figuras… el porqué…. Para que los niños tuvieran la primera posibilidad de hacerse de una figura…. Sin embargo, la mayoría de los presentes y los que más deseaban dichas figuras de acción, eran los cientos de adultos que masticaban la rabia y planificaban un ataque vale todo para obtener por los menos una… una figura!!!

Bueno, después que los miembros de la organización, dejaron solo a los pequeños…. se produce el esperado momento en que desde lo alto del hotel, son lanzadas cientas de figuras… A unos metros me encontraba, con mi madre… perdón, ella ya no estaba, porque ya se había mezclado con los pequeños en búsqueda de una figura…. Sin embargo, casi todas ya tenían a su pequeño dueño… las pocas que quedaban eran las que estaban colgadas de los árboles que adornaban el patio interior del hotel.

Luego de unos minutos, logro divisar a mi madre conversando, o más bien escuchando a un pequeño que le sonreía…. me acerco a ellos para que ver qué pasaba y mi madre me dice que parece que el niño le estaba regalando la figura…. Ante eso, la miro con cara de sorpresa y le pregunto al niño qué le estaba diciendo… grande fue mi sorpresa cuando era verdad lo que decía la principal responsable de mi fanatismo por coleccionar Gijoes. El niño le estaba regalando la figura!!!!

En un ambiente de coleccionistas, en que la competencia, reconocida o no, es a muerte en algunos casos por tener la mejor figura, justo se cruzó en nuestro camino, un niño que todavía no pasa al lado oscuro de la fuerza… perdón ese es un dicho para otros coleccionistas.